domingo, 20 de mayo de 2012


El Salvador siendo un país con pocos recursos de inversión en los campos de la investigación científica, ha realizado aportes significativos para la humanidad, como es el caso de la turbo cocina, entre otros.

Este blog es una iniciativa para mantener informada la comunidad educativa, respecto a estas importantes personas que aportan un grano de trabajo a la sociedad salvadoreña. 

Esta lista puede quedarse corta, por lo que puede ser actualizada con aquellos que aún se encuentran en el proceso de realización de proyectos de investigación o por los que conozcamos de aportes cientificos realizados por salvadoreños.

José Rutilio Quezada

José Rutilio Quezada nació en Quezaltepeque, Departamento de La Libertad, El Salvador, el 30 de septiembre de 1930. El pequeño pueblo de aquellos años - donde vivió bajo la tutela de su padre, don Luis Bernardo Quezada, y de su madre, doña María Antonia Escobar- le aportó   sensaciones y experiencias que iban a formar un espíritu inquisitivo. Muchos de los sucesos de esa época han quedado sólidamente   registrados en la memoria del autor.
La escuela primaria la hizo en el Grupo Escolar ‘‘José Dolores Larreynaga’’, de Quezaltepeque; y el plan básico y bachillerato en el Instituto General Francisco Menéndez, el INFRAMEN, de San Salvador. Se graduó como Bachiller en Ciencias y Letras, en 1949.
Entre 1950 y 1951 estudio en la Escuela Normal Alberto Masferrer, donde obtuvo el grado de Profesor Normalista, Clase A. Siguió luego estudios especializados en la enseñanza de la Biología y la Química, y en 1955 obtuvo el título de profesor de estas especialidades, en la Escuela Normal Superior, institución de sólido prestigio académico en esos años.
Posteriormente, entre los años1965 y 1969, siguió estudios de Maestría en   Ciencias, en la Universidad de California, Riverside. En la misma institución hizo su doctorado en Ciencias y Filosofía con especialización en el control biológico de insectos. En 1979, la Universidad de El Salvador le otorgo la incorporación con el titulo de Doctor en Biología.
Entre 1976 y 1977 fue asesor de investigaciones del ‘‘Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria’’ del Ministerio de Agricultura y Ganadería. Entre 1984 y 1986 trabajo como etimólogo en el Centro Agronómico Tropical de Investigaciones y Enseñanza, CATIE, en Costa Rica.
Actualmente reside en Estados Unidos en compañía de su esposa doña Martha Melba Cortes y sus tres hijas. Ejerce su consultoría en su especialidad y escribe.
Especialista e investigador en entomología.  Sus investigaciones científicas se basan en la conservación y el estudio de los recursos naturales del país. Sus investigaciones están restringidas al campo de su especialidad la cual es la “entomología”, que es el estudio de los insectos y dentro de ésta el control biológico de las plagas, sobre todo agrícolas.
El control biológico se define como el uso adecuado de los enemigos naturales de la plagas para combatirlas con el fin de evitar al máximo el uso y el abuso de los plaguicidas que ha producido tremendo problema como elemento contaminante en el país.
Ha trabajado en cómo resolver problemas en el país, en el área de las plagas en los cítricos, que ocupaban en ese momento de la historia un equivalente de 2,000 a 2,500 manzanas de cultivo.
En aquel tiempo nuestros cítricos estaban invadidos por una gran cantidad de plagas. Fue entonces que por medio de la Universidad de El Salvador y colegas, y al mismo tiempo por estudiantes que trabajaban sus tesis, fue que realizó un programa acerca de: “El Manejo de las Plagas en los Cítricos”. Otro caso especial donde participó fue el famoso caso clásico del “Insecto Prieta de los Cítricos” que había invadido gran cantidad de manzanas cultivo en nuestro país. Ahí se  tenía que traer un elemento clave para recuperar y eliminar estas plagas.

Francisco Serrano

Bio-ecólogo e investigador científico. Desarrolló su formación académica en 1965 obtuvo el grado de Biología en la University of Santa Clara, California. En 1966-69 cursa el B.Sc. en Biología en la Gonzaga University, Washington.
En 1972-74 estudios completados del programa de Ph.D. en Ecología Animal. En La Universidad of Georgia (Institute of Ecology) en Ecología de Vertebrados. En 1984 en Oxford University, Inglaterra (Visiting Fellow) obtuvo La Economía Agrícola.
En 1986-87 obtuvo el grado de Ecología Agrícola en la Cornell University , Ithaca, N.Y. ha hecho investigaciones en las áreas de Biología y Ecología. Su profesión es Bio-Ecólogo y su especialización es en Ecología de Áreas Naturales y Ecología Agrícola.
Francisco se inició como conservador de insectos en el Museo Nacional David J. Guzmán, luego se convirtió en profesor general de invertebrados pero sobre todo de zoología vertebrados en el Departamento de Biología en la Universidad de El Salvador. Después de esto se convirtió en fundador y organizador de los Parques Nacionales de Salvadoreños y Servicio de Vida Silvestre. Esta experiencia lo llevó a tener la posición de Director Ejecutivo del Instituto Salvadoreño de Recursos Naturales.
Aunque ha sido consultor para el Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador, la principal actividad de Francisco después de dejar el gobierno, ha sido como consultor en actividades de coordinación para la elaboración de una publicación de dos volúmenes sobre Historia Natural y Ecología de El Salvador, la Estrategia Nacional en Biodiversidad, evaluaciones ambientales e institucionales, y muchos otros proyectos con organizaciones del sector público, privado e internacional. También ha estado activo en la organización y lanzamiento de muchas ONGs ambientales. Sus principales intereses se centran en mariposas y aves, manejo de vida Silvestre y áreas protegidas en El Salvador, diseño de parques naturales (tanto para áreas rurales como urbanas) y manglares. Su papel como coordinador de proyecto/ecologista lo ha llevado a trabajar con muchos profesionales de El Salvador especialistas en suelos, hidrología, climatología, geología, botánica y otras disciplinas relacionadas. Actualmente, Francisco es el Gerente General y co-propietario de Bioproductores de El Salvador, una granja de mariposas ubicada en una reserva natural privada.
En la Biología ha trabajado con los peces y muy poco con organismos marinos, su énfasis ha sido con Vertebrados, Terrestres y con Mariposas.  Ha realizado investigaciones en Biología e Historia Natural de Mariposas de El Salvador, también en Biología e Historia Natural de Papalotas de El Salvador, en Ecología de los manglares de El Salvador, Manejo de Vida Silvestre y Áreas Naturales, Ecología y Economía de granos básicos en El Salvador, Ordenamiento Territorial y Políticas Ambientales en El Salvador.

Gregorio Bello Suazo

En 1975 estudio Restauración de Bienes Culturales Muebles en la Escuela de Restauración y Museografía del Instituto Nacional de Antropología e Historia, INAH, México. En 1976 estudió Antropología con especialidad en Arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, INAH, México. En 1987 estudió perfeccionamiento arqueológico en arquitectura Maya, Yucatán; México, y Baton Rouge, Louisiana, LSU.
 Lic. Gregorio Bello-Suazo Cóbar. En 1989 como jefe del Departamento de Arqueología de la Dirección de Patrimonio Cultural de El Salvador. En 1989, responsable del proyecto de la Conservación de la Colección Bibliográfica de Arqueología e Historia de la Biblioteca Central de la Universidad de El Salvador.  En 1997, fundador de la Asociación Iniciativa Pro Arte Popular (INAR), asociación de utilidad pública sin fines de lucro, fundado el 26 de junio del año antes mencionado. 
En 2002, miembro titular del jurado calificador del Premio Nacional de Cultura por la presidencia de la República. Par evaluador de las universidades de El Salvador, por el Ministerio de Educación. En el 2002, miembro del Consejo Académico Consultivo de Apoyo al VI congreso Centroamericano de Historia, en Panamá. Miembro de la Comisión para América Central de Latin American Studies Association (LASA).  Ha trabajado como consultor para la UNESCO en las artesanías tradicionales de El Salvador. Fundador y director del Instituto de Estudios Históricos, Antropológicos y Arqueológicos de la Universidad de El Salvador, IEHAA-UES. Desde el 2004 hasta la actualidad, director del Museo Nacional de Antropología “Dr. David J. Guzmán”.

Ricardo Arnoldo Navarro Pineda

Nació el ocho de febrero  de 1951. Inició sus estudios en la UCA tres años, luego fue a Estados Unidos donde estudió Licenciatura, maestría, y un doctorado en energía, luego estudió física en Dinamarca, en Japón estudió energía geotérmica, algunos cursos de especialización en Suecia y México.
En el extranjero trabajó en un centro de propiedad termo física de la materia, tratando de investigar por qué algunos cuerpos expresaban algunas variaciones en sus propiedades al sufrir un rango.
Acá en el país ha trabajado en proyectos de desechos sólidos, hoy trabaja con el agua, porque es más urgente, se necesita hacer investigación más aplicada a nuestra realidad y  no, tan técnica; como por ejemplo hacer una letrina que no consuma tanta agua y que sea buena y desde luego que sea aceptada por la población, donde se involucre lo técnico, lo social y lo cultural. "Este tipo de investigación es lo que en el Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA), tratamos de hacer en el país". Fuera de nuestras fronteras ha participado en investigaciones en África, Nigeria, Canadá con la temática de energía, curiosamente recibe más invitaciones extranjeras que nacionales.

René Núñez

Su invento consiste en una nueva forma o método de combustión que es aplicable a cualquier máquina o proceso que utiliza un combustible y produce calor. Es una forma completamente nueva de hacer fuego y de producir calor  y, por consiguiente, producir trabajo aprovechando el calor.
Primero, es una forma nueva de combustión; segundo, es muy eficiente porque hace un uso mínimo de combustible y, tercero, los productos de la combustión no producen ningún contaminante para nuestra atmósfera, es decir, que no produce emisiones que destruyan la capa protectora de ozono, ni emisiones que son las culpables de las lluvias ácidas y del calentamiento terrestre.
 La primera aplicación de este método de combustión es en la forma de una cocina de leña que se llama la ‘turbo-cocina’. Utiliza pequeños trozos de leña, pero básicamente el método de combustión es aplicable a cualquier clase de combustible, sea fósil o no. La novedad, entonces, no está en el combustible, sino en la manera en que éste se procesa.
 Cuando tenía el primer prototipo de la ‘turbo-cocina’, obtuvimos un financiamiento del Fondo Iniciativa para las Américas El Salvador (FIAES) durante un año para probar la aceptación de la cocina en la zona rural de Chalatenango en un lugar muy deforestado y donde escasea la leña. Se probó durante un año para ver el grado de aceptación y el grado de reducción del uso de la leña. Ahí se comprobó que el uso de la leña en la ‘turbo-cocina’, comparado con el uso en las cocinas de poyetón de fuego abierto, se redujo en proporción de 9 a 1. (Si funciona la Turbo cocina, video)


Francisco Rafael Castro Schott

Participó en el Primer Encuentro de Inventores e Investigadores Científicos de El Salvador, organizado por El Periódico Nuevo Enfoque, realizado en San Salvador, el 30 y 31 de julio de 2005, el Dr. Schott mostró en este evento a los estudiantes sus descubrimientos e invenciones, siempre estuvo rodeado de jóvenes, quienes le mostraron su respeto y admiración por haberse dedicado a la investigación científica.
Científico nato con un amplio récord en el área de la investigación y la inventiva, nació en San Salvador en noviembre de 1932. El Dr. Schott estudió en la Universidad de El Salvador, obteniendo el título de Químico Farmacéutico; prosiguió su formación académica realizando su postgrado en el Laboratorio Central de Análisis en la ciudad de México, en el área de Análisis Bromatólogico y de Medicamento, y Bioquímica Vegetal en la Universidad de Chihuahua, México.
Desde el año de 1952 se desempeñó como jefe de Laboratorio de la Junta de Vigilancia de la Profesión Farmacéutica, en 1958 obtuvo el cargo de jefe de la Dirección General de la Renta de Aduana y como docente de Química en la Facultad de Química y Farmacia de la Universidad de El Salvador.  Asimismo, asistió a eventos de investigación, en el que se mostró métodos diseñados para conservar el agua de coco sin refrigeración, así como el saneamiento del agua de ríos, lagos, lagunas y pozos usando semilla de moringa oleífera, la conservación del jugo de limón sin conservantes, el yodo vegetal, como una alternativa para la salud y la mussarina, una harina reconstituyente.
El Dr. Schott ha recibido diplomas de participación y reconocimiento al mérito por su eficiente labor desarrollada en el área de la investigación e inventiva, otorgados por diversas instituciones, como: la Universidad de El Salvador, Universidad de Chihuahua, México, CONACYT, la Sociedad Alemana GTZ/ANEP, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), APROME, ANEP, Club SHERPAS, el Centro Nacional de Registro (CNR), entre otros.
La Facultad de Química y Farmacia de la  Universidad de El Salvador, otorga premio en metálico por haber obtenido el primer lugar en la “Feria Científica de la alquimia a las ciencias farmacéuticas”, en calidad de Asesor, relativo a la preparación de “Loción de calamina para gente de piel morena”, en el contexto de los 150 años de fundación de la facultad.

 María  Eugenia López Velásquez (CV)

Ex directora del Archivo General de la Nación.  Estudió en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, México. Luego Estudió una maestría en historia moderna y contemporánea en el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luís Mora, México. Otros estudios: Taller de formación para guionistas de televisión educativa bilingüe- DGEI, México, 1992.
En 1993, Curso para la elaboración de programas radiofónicos biculturales de radio bilingüe de DGEI-SEP, México. En 1993, Curso para la realización de vídeo, guión y cámara, para televisión educativa bilingüe de DGEI-SEP, México. 
Los proyectos en los cuales ha participado son: de 1988 a 1989; “Historia oral de la comunidad salvadoreña de San Francisco Chinamequita, refugiada en León, Guanajuato, México”, de la cual realizó la tesis de licenciatura. Para la época en la cual  estaba estudiando había muchos refugiados y da la casualidad que ahí habitaba una comunidad de campesinos de San Francisco Chinamequita que había emigrado a Guanajuato.
Entonces se planteó que a través de ellos se contara la historia local del pueblo de Chinamequita antes de la guerra, durante la guerra y después de la guerra. Para conocer la historia de ellos hizo contacto con el líder del grupo de campesinos, establecieron una conversación y hablaron del proceso que se vivió cuando se dice que se dió una masacre de los Chinamequitas. Al final descubrió que tal masacre nunca se dio. Esta investigación fue muy importante y a la vez interesante porque pudo conocer la verdadera historia del pueblo de Chinamequita fuera de las fronteras salvadoreñas.